CERTIFICACIONES

NUESTRAS CERTIFICACIONES

¿Qué es la Producción Orgánica? (1)

La producción orgánica: donde la ecología, la salud, la precaución y el cuidado guían nuestra acción

La producción orgánica descansa en los procesos ecológicos, la biodiversidad y los ciclos adaptados a las condiciones locales, es por eso que los Alimentos orgánicos son sabrosos y nutritivos y no contienen residuos de productos químicos.

Son además alimentos trazables, producto de un sistema de normas y fiscalización reconocido internacionalmente.

La producción orgánica “combina tradición, innovación y ciencia para beneficio del ambiente compartido, promueve relaciones justas y una buena calidad de vida para todos aquellos que intervienen” (IFOAM, 2008).

La salud del medio ambiente, de las personas y de los consumidores es fundamental para este tipo de producción, donde no se utilizan insumos de síntesis químicas ni semillas genéticamente modificadas.

Alimentos saludables y nutritivos que cuidan el planeta y agregan valor a la producción marcando la diferencia del mercado.

 


[1] Movimiento Argentino de Productores Orgánicos – www.mapo.org.ar

¿Por qué consumir orgánico?

Los Alimentos Orgánicos mantienen sus propiedades naturales, vitaminas, minerales, azúcares y proteínas sin contaminantes ni conservantes, mejorando sus propiedades nutritivas y realzando el aroma, sabor y color de los alimentos.

Existen también productos orgánicos no alimenticios como lanas, fibras, algodón, cosméticos, entre otros.

Los productos orgánicos se producen en armonía con la naturaleza, conservando la Biodiversidad y los Recursos Naturales esenciales: el suelo, el agua y el aire, sin contaminarlos, generando una solución vital a los problemas ecológicos.

La producción orgánica es sostenible, ya que puede mantenerse por sí misma, sin merma de los recursos que utiliza, por el contrario los mejora y aumenta.

Los productores orgánicos responsables trabajan pensando en las generaciones presentes y futuras, en su salud y la de sus hijos buscando del otro lado consumidores responsables que alienten y valoren este tipo de producción y la promuevan.

La Producción Orgánica se rige por normativas internacionales que cumplen con los más altos estándares de calidad. El Sistema Argentino de Certificación cumple con estos principios y tiene gran prestigio y reconocimiento mundial.

Arroz Orgánico

Es cultivado en forma natural sin la utilización de insecticidas, herbicidas y funguicidas, ni fertilizantes químicos; en campos orgánicos certificados. Producido con técnicas agrícolas que garantizan la conservación del medio ambiente, a través del control del suelo y la preservación de la biodiversidad. Para que el arroz sea orgánico el suelo donde se lo ha cultivado no debió estar sometido a procesos agroquímicos durante al menos cuatro años.

Certificación Orgánica

El Departamento de Agricultura o USDA explica que el etiquetado ecológico y la certificación se aplica para ilustrar el porcentaje de ingredientes orgánicos contenidos en un alimento y los procesos utilizados durante su producción. Cuando un alimento se etiqueta como organico 100 por ciento, todos los ingredientes que lo componen y los auxiliares tecnológicos utilizados deben ser totalmente orgánica. Un orgánico elemento con la etiqueta requiere un mínimo de 95 por ciento de ingredientes orgánicos. Fertilizantes de irradiación o de lodos de depuradora no puede ser utilizado durante el proceso de la agricultura o la fabricación de cualquiera de las 100 por ciento orgánico u orgánico los alimentos etiquetados. Los alimentos procesados ​​que contienen 70 por ciento de ingredientes orgánicos no puede soportar la etiqueta orgánica, sin embargo, pueden ser categorizados como hecho con ingredientes orgánicos, y por lo menos tres de los ingredientes orgánicos contenidos deben ser listados.

Arroz Nutrición y Beneficios de Salud

El arroz es rico en hidratos de carbono complejos, por lo que es una valiosa fuente de energía. Es libre de gluten, bajos en sodio, azúcar y grasa, y contiene cero colesterol. El almidón resistente, la fibra dietética contenida en el arroz, mejora la salud intestinal estimulando el crecimiento de bacterias beneficiosas, mientras que la promoción de los movimientos intestinales regulares para limpiar su aparato digestivo. El arroz es rico en vitamina B1, vitamina D, la niacina y los minerales calcio y hierro, nutrientes esenciales que apoyan la salud de sus huesos y los sistemas cardiovascular, muscular, inmunológico y nervioso. El arroz puede ayudar a regular sus niveles de azúcar en la sangre y puede ayudar a prevenir el desarrollo de la hipertensión.

El contenido de azúcar del arroz orgánico es muy bajo. Estudios realizados en los Estados Unidos demuestra que la gruesa molienda y el bajo contenido de azúcar de los cereales procesados orgánicamente tienen como resultado menos caries. Cuando un niño o adulto consumen alimentos altos en azúcar, el páncreas produce demasiada insulina, causando que los niveles de azúcar en la sangre decaigan. Estas breves fluctuaciones de glucosa en el cerebro causan cambios de ánimo y dificultades para concentrarse.

En contraste, los carbohidratos complejos de los granos procesados orgánicamente, se queman en forma lenta y constante manteniendo al cerebro funcionando en forma estable.

Orgánica versus convencional

El Natural Resources Defense Council se define como producir alimentos orgánicos integrados fabricados con los procesos ecológicos que excluyen a los plaguicidas, organismos genéticamente modificados, los productos químicos artificiales, fangos cloacales y la irradiación. Sin embargo, los nutricionistas de la Clínica Mayo, Jennifer Nelson y Zeratsky Katherine, puso de relieve un estudio de revisión de más de 150 artículos que abarcan más de 50 años de investigación científica. El estudio sugiere que pequeñas diferencias nutricionales existentes entre los tipos de alimentos convencionales y orgánicos.

Plaguicidas y Productos Químicos toxinas

HelpGuide.org, el experto en salud sitio web de recursos, dijo que los alimentos orgánicos contienen niveles más altos de antioxidantes que los alimentos producidos convencionalmente, por lo que sana. Además, los síntomas asociados con alergias a los alimentos reducen al cambiar a los alimentos orgánicos. El residuo tóxico de productos químicos artificiales y pesticidas utilizados en la agricultura convencional son particularmente peligrosos para la salud de las mujeres embarazadas y niños pequeños, puede dar lugar a trastornos de la conducta, la disfunción motora y retraso en el desarrollo. Además la acumulación o carga corporal de las toxinas se puede producir, causar defectos de nacimiento, un sistema inmune debilitado y dolores de cabeza. La agricultura ecológica y las prácticas agrícolas también reducen las toxinas ambientales.

Arroz integral de Beneficios de Salud

El arroz integral se compone de los cereales integrales contienen fibra soluble, que algunos científicos sugieren que puede reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer. El Instituto Estadounidense de Investigación Oncológica de relieve en un artículo, los beneficios adicionales que figura en el arroz integral, diciendo que la capa externa del grano de arroz marrón es muy nutritiva y rica en vitaminas y minerales. De hecho, una taza de arroz blanco cocido contiene un gramo de fibra, mientras que la cantidad equivalente de arroz marrón tiene casi cuatro veces más. Algunos sugieren que esta fibra puede ayudar a prevenir el cáncer colorrectal.

 

¿Por qué comer Arroz Integral?

A simple vista, el arroz integral presenta un cierto tono marrón, ya que mantiene su capa de afrechillo o salvado. Su principal característica, que lo diferencia del arroz blanco, es que posee mucha más fibra que éste.

Se trata de un arroz al que se le ha quitado la cáscara externa, fibrosa y no comestible conocida como cascabillo pero que conserva la mayor parte de la cutícula o salvado que cubre al grano.

Se considera que es más natural y que su aporte de fibra, vitaminas y minerales es superior a otros alimentos. De hecho, son propiedades que se pierden si se come arroz refinado, el popular arroz blanco, considerado más astringente que la variedad integral.

El valor nutritivo del arroz integral es considerable porque aporta agua, proteínas, hidratos de carbono, minerales (sodio, potasio, fósforo, calcio, hierro…) aceites vegetales, provitamina A, vitamina B1 (tiamina), vitamina B3 (niacina) y vitamina B12 (riboflamina). Asimismo, es de los pocos alimentos que contienen por sí mismos los doce aminoácidos esenciales para el cuerpo humano. Su contenido en grasas es bajo y por sus porcentajes de albúmina se recomienda su ingesta a la hora de eliminar líquidos.

A pura fibra

Su aportación de fibra lo convierte en un elemento imprescindible para la salud, especialmente a la hora de regular el funcionamiento intestinal, reducir los niveles de colesterol y prevenir el cáncer de colon. La fibra es una combinación de sustancias de diferente naturaleza entre las que se encuentran celulosas, pectinas, hemicelulosas, alginatos, mucílagos, almidón y lignina. Para facilitar el efecto beneficioso de la fibra conviene beber agua en abundancia.

El arroz integral es un cereal muy completo, energético y de fácil digestión, por eso se recomienda para todas las edades, especialmente niños, ancianos y celíacos, es decir, aquellas personas que requieren dietas sin gluten. Muy eficaz en el caso de enfermedades renales, cardíacas y vasculares, afecciones hepáticas y úlceras, también se recomienda en las curas de adelgazamiento, porque es un carbohidrato de absorción lenta que proporciona al cuerpo la sensación de estar saciado durante mucho más tiempo. Por otra parte, su aporte en potasio y su bajo contenido en sodio resultan indicados en los casos de presión arterial.

Valores nutricionales por cada 100 gramos

 

  • 360 calorías
  • 77,4 % de hidratos de carbono
  • 7,5 % de proteínas
  • 1,9 % de grasas (el más pobre en grasas)
  • 0,9 % de fibra
  • 32 mg de calcio
  • 1,6 mg de hierro
  • 9 mg de sodio
  • 212 mg de fósforo
  • 214 mg de potasio
  • Vitaminas B1, B2, B3
  • No contiene colesterol

El arroz integral tiene tantas calorías como el blanco. Pero al no ser refinado se digiere más lentamente (lo que aumenta el gasto energético del organismo) y produce mayor sensación de saciedad.

¡A cocinar!

A la hora de cuidar el organismo, aquellas personas que padecen problemas de colesterol o presentan intolerancia al gluten encuentran en el arroz un alimento excelente para incluir en sus dietas. Situado en la base de la pirámide alimenticia, se trata de un cereal muy nutritivo que se digiere con facilidad y cuyo componente principal es el almidón. Rico en vitaminas B1 (tiamina), B2 (riboflavina) B3 (niacina), contiene minerales como el fósforo (indicado para los huesos y cerebro), hierro (antianémico), potasio, magnesio (favorece la actividad muscular) y calcio y además dispone de los ocho aminoácidos esenciales para el cuerpo humano.

En el arroz también se encuentra un 7% de proteínas, superior al de otros cereales, un bajo porcentaje en sodio y grasas (0,2%) y pocas calorías. De hecho, menos del 1% de las calorías provienen de grasa y no contiene colesterol, por lo que es un excelente alimento para ser incluido en cualquier tipo de dieta.

Por sus propiedades, está especialmente indicado en casos de hipertensión, enfermedades renales y dietas de adelgazamiento. Los expertos recomiendan tomar varias veces a la semana este carbohidrato, especialmente indicado para aquellas personas que realizan esfuerzos físicos en su trabajo o para deportistas. Sin embargo, no conviene consumirlo en exceso porque conlleva estreñimiento. En este sentido, ingerir arroz descascarillado de manera abundante puede provocar un déficit de vitamina B que, en casos extremos podría desembocar en el beri-beri, una enfermedad endémica hasta bien entrado el siglo XX en muchas poblaciones de escasos recursos en Asia Oriental, cuya dieta se restringía a un elevado consumo de arroz.

Por sus propiedades, está especialmente indicado en casos de hipertensión (el aporte de potasio, unido a sus bajos contenidos en sodio ayudan a regular la presión arterial), enfermedades renales y dietas de adelgazamiento. Asimismo, tanto en grano como en agua de arroz mejora los problemas gastrointestinales, porque asienta el estómago. También contribuye a eliminar líquidos. Además, las cataplasmas hechas con harina de arroz alivian las inflamaciones cutáneas como el acné, el sarampión o problemas de quemaduras.

  • Es el grano que contiene más vitaminas del complejo B y las más fáciles de digerir.
  • Es beneficioso para el sistema nervioso.
  • Está compuesto por dos capas externas: la primera, de color dorado, rica en proteínas, sustancias minerales y vitaminas; la otra, el germen. De su permanencia resulta el rico y saludable arroz integral.
  • El mejor no presenta granos verdes. Hay diferentes calidades: el yamaní (para muchos, el mejor), el grano largo (blue bonnet), el muti, más pequeño y redondo, recomendado en platos dulces.
  • Produce mayor saciedad y retarda la aparición del hambre.
  • Se recomienda no lavarlo, salvo cuando trae impurezas.
  • Para hervirlo, calcular una taza de arroz por 3 tazas de líquido.
  • Como todo cereal, incorporar la sal al final.

3. http://www.alimentacion-sana.org/PortalNuevo/actualizaciones/arrozintegral.htm

Back to Top